18/5/18

PRESENTACIÓN: Edición nº 438

Superado el ecuador del mes de mayo, miramos al fin de semana con una nueva edición de EL BLOG DEL MIERENSE.

En esta entrega, la nº 438, les ofrecemos, como es habitual, una amplia variedad de contenidos que pasamos a presentarles brevemente.
Arrancamos con un Debate sobre un tema de actualidad: el estado de los polideportivos del concejo.  
A continuación, damos un  repaso a la  Actualidad local.
Edificio cientifico-tecnológico del Campus
Seguimos con un nuevo Reportaje, un Pasen y vean en el que recorremos las instalaciones del pozo Llamas, en desuso desde hace más de cuatro décadas.
Continuamos con Monterde y su nueva Tribuna. En ella nuestro colaborador lamenta que haya un gran número de pueblos y rincones en el concejo que carecen, literalmente, de nombre.
Proseguimos con dos nuevas denuncias en el Usted denuncia. Una, sobre el estado de algunos árboles de las calles Jerónimo Ibrán y Guillermo Schultz. La otra, sobre la necesidad de desbrozar los jardines situados detrás del colegio de Rioturbio.  
Visitamos uno de esos muchos ‘lugares para vivir’ del concejo: El Gabitu.
Vamos, a continuación, con la tercera entrega de la nueva temporada de “Crónica negra mierense”, con la trágica Nochevieja de 1968 en una discoteca del concejo como protagonista.
Seguimos con un nuevo Cómo han pasado los años”, dedicado al paseo fluvial.
Por si todo esto fuese poco, en el lateral derecho de la página tienen, como es habitual, más contenidos.

Confiamos en que les guste esta nueva entrega,
eQuipo de EL BLOG DEL MIERENSE

EL DEBATE: Del estado de los polideportivos del concejo

El cese de la empresa responsable de la limpieza de los polideportivos motivó que los tres con más actividad en el concejo: el de Oñón, el Sur y el de Turón, permaneciesen cerrados entre el martes 8 y el viernes 11 de mayo, en el caso de los de Oñón y Sur y del miércoles 9 al viernes 11 en el de Turón.
Según fuentes del Gobierno local, la empresa había anunciado hace un mes su decisión de no prorrogar el contrato que mantenía con el Ayuntamiento, que se vio obligado a clausurar las instalaciones y cubrir con personal propio su limpieza para poder abrirlas a la mayor brevedad posible mientras se trabaja en la nueva licitación del servicio.
El cierre de las instalaciones motivó críticas por parte de los usuarios que aprovecharon para pedir diversas mejoras, que desde el Consistorio han anunciado que se acometerán a lo largo del verano. Tampoco faltaron las críticas de los partidos políticos. “Es un engañoso lavado de cara”, señaló al respecto José Manuel Rodríguez, edil del PP, que aprovechó para pedir una “actuación en profundidad” en el “deteriorado” polideportivo de Oñón.
Polideportivo de Oñón
Esta, una de las noticias más destacadas de los últimos días, sirve de eje para El debate de esta edición:

-¿Es usuario de alguno de los polideportivos municipales? ¿De cuál?

-¿Comparte las críticas sobre el estado de las instalaciones?

-¿Qué mejoras llevaría a cabo?

El debate se vertebra sobre estas tres cuestiones. Pueden darles respuesta y comentar lo que deseen en torno al tema, de las siguientes tres formas:
1) Con un comentario bajo esta entrada. (Hacer clic en comentarios. Si no se desea dar datos, publicar como anónimo).
2) Con un comentario en nuestro muro de Facebook o Twitter. Se publicará íntegra e inmediatamente sin dar señas del autor.
3) Con un correo a elblogdelmierense@gmail.com que se publicará íntegra e inmediatamente sin dar señas del autor.
Nos gusta que expresen sus opiniones, siempre desde el respeto y las buenas formas.

ACTUALIDAD LOCAL

IU pide al Gobierno central 12 millones de euros para nuevas inversiones en Mieres
IU ha presentado varias enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado por las que exigen 12 millones de euros en inversiones para el municipio.
Terrenos de la mina de mercurio de El Tarronal
“Los presupuestos de Rajoy para 2018 son una nueva ración de olvido y abandono para el concejo. Es un auténtico escándalo la falta de compromiso político del PP en este municipio y resulta especialmente preocupante la falta de capacidad de su dirección local para revertir esta situación”, señaló al respecto Beatriz González, coordinadora general de IU Mieres.
Desde IU se propone la inversión de siete millones de euros en cinco actuaciones ligadas al patrimonio industrial: el desarrollo del plan director del pozo Santa Bárbara; la recuperación de las instalaciones de la mina de mercurio de El Tarronal con miras a “transformarlo en un centro de referencia de la actividad minera del mercurio”; la puesta en marcha del Proyecto Pirámide de la Minería de Montaña; la rehabilitación integral de San Justo, el núcleo de población más antiguo del concejo y la intervención en el patrimonio industrial minero de la Güeria de San Xuan para “generar nuevos yacimientos de empleo ligados al aprovechamiento forestal, ganadero y agrícola, dando actividad a espacios industriales en desuso”.
Los cinco millones restantes propuestos por IU irían destinados a conseguir la colocación de barreras acústicas en la A-66 a su paso por Mieres y a mejorar los enlaces a Cardeo y al polígono de Fábrica de Mieres, en la N-630.
Las enmiendas serán debatidas en el Congreso de los Diputados en las próximas semanas.

Aníbal Vázquez pide al Principado una segunda escuela de 0 a 3
Escuela de 0 a 3 Les Xanes
“Hay un importante número de bebés que se quedan sin plaza, lo que nos preocupa y mucho”. Con estas palabras se dirigía Aníbal Vázquez, alcalde de Mieres, a Genaro Alonso, consejero de Educación, para solicitarle un encuentro en el que le propondrá la construcción de una nueva escuela de 0 a 3 que se sumaría a Les Xanes, la única con la que cuenta el concejo, puesta en marcha hace una década y ampliada en 2010.
El alcalde ha planteado la posibilidad de “ceder suelo al Principado” para la construcción de ese nuevo equipamiento, todo para evitar que “ningún niño se quede sin plaza”. Aníbal Vázquez exigirá también a la Consejería de Educación que asuma la gestión de la red de escuelas infantiles, de las que se ocupan en la actualidad los Ayuntamientos: “es un modelo agotado que debería sustituirse por otro en el que el Principado tome la gestión de los equipamientos. Las escuelas son competencia de Educación y el Principado debe garantizar las plazas que necesitan Asturias y concejos como Mieres”.

REPORTAJE. Pasen y vean: el pozo Llamas

Se encuentra situado en el valle de Ablaña, una de las mayores zonas productoras de carbón del concejo y en la que aún mantiene su actividad el pozo San Nicolás. Sin embargo, son pocos los mierenses que ubican y conocen la historia del pozo Llamas, protagonista de este nuevo reportaje.    

[NOTA. Las presentaciones del reportaje se inician haciendo clic en cada una de ellas. Recomendable su visualización desde Google Chrome o Mozilla Firefox. En ‘smartphones’ y ‘tablets’ pueden no reproducirse].

Un pozo desconocido, quizás, por haber tenido una vida útil muy reducida, de menos de cuatro décadas. Su historia se remonta a  los años 40. Más exactamente, se inauguraba el 19 de marzo de 1941. Una fecha elegida a conciencia: aquel día se celebraba San José, patrón de Ablaña. De hecho, con ese nombre fue conocido en sus comienzos.
El pozo, con sus dos castilletes, en los años 60
Tras unos años de trabajos y con una fuerte inversión, comenzaba a funcionar el primer pozo vertical del valle. Su propietaria, la empresa Mina Llamas, lo explotó hasta 1943, cuando fue adquirido por la compañía cántabra Nueva Montaña Quijano.
Rebautizado entonces como pozo Llamas, por ser así conocido por la gente, la nueva propietaria comenzó a reprofundizarlo. En una apuesta firme por la explotación, construyó un nuevo castillete, de 26 metros de altura, de acero roblonado y con más de 10.200 remaches. El antiguo quedó como un castillete auxiliar, de espaldas al nuevo, que es el único que ha llegado hasta nuestros días.
La dirección de Nueva Montaña Quijano se tradujo en el paso de tres a seis plantas y en la construcción de un moderno pozo de ventilación, en 1959. Se apostó por el empleo y se convirtió rápidamente en una de las principales fuentes de empleo de la zona.
En 1967, Hunosa se hizo cargo de él. Contaba entonces con más de 850 obreros. Sin embargo, la explotación comenzaba a mostrar síntomas de agotamiento. Mantuvo su actividad, bajando el rendimiento, hasta el año 1977. Fue entonces cuando echó el cierre, tras apenas 36 años funcionando.
Los dos centenares de obreros que aún quedaban fueron recolocados en otras instalaciones de la empresa.
 Pasen y vean: el pozo Llamas.
 
Tras nuestro recorrido por las instalaciones del pozo, en la calurosa mañana del pasado 17 de agosto, podemos destacar las siguientes cuestiones:
-Abandono total. A diferencia de otras instalaciones de la empresa, que se encuentran valladas, en este pozo solo una oxidada cadena impide acceder al recinto. Sorprende, viendo la maleza que rodea al castillete y al resto de las instalaciones que el camino y parte de la parcela se encuentren transitables. Ello es porque sirven como terreno de pasto del ganado de gente de la zona y sobre ellas transcurre un tendido de la red eléctrica, lo que exige cierto mantenimiento.

 
-Un castillete protegido. Aunque por el óxido pueda parecer lo contrario, el castillete aguanta. Solo se le ha privado de parte de los pasamanos de la empinada escalera externa, con el fin de evitar que la gente la suba a él. También se le retiró el tejado que tenía en origen. Por lo demás, mantiene los salientes que servían para el funcionamiento de las poleas ya que este es el único castillete en el que los cables de extracción circulaban por delante de la estructura, a través de poleas y otros mecanismos, y no por el centro, como suele ser lo habitual.
Esta peculiaridad, unida a su estructura, de acero, con sus uniones remachadas -véase la fotografía de la derecha-, poco frecuente en este tipo de construcciones, le valieron ser incluido en enero de 2013 en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, lo que le otorga, al menos en teoría, una especial protección como elemento de Patrimonio Cultural.

 
-Más instalaciones que ya no se pueden ver. Nos comentaban que el pozo conserva maquinaria de extracción en la sala de máquinas -en la imagen de la izquierda-. Sin embargo, la maleza ha devorado prácticamente todo el edificio, impidiendo acercarse a realizar una fotografía. En algunas paredes se comienzan a ver grietas, provocadas precisamente por los árboles que han ido creciendo en la fachada y el tejado.
Lo mismo ocurre con las dependencias que rodean el pozo de ventilación -en la fotografía de la derecha-, que conserva sin embargo conserva su torre, con el año de su construcción, 1959.
 -Unos terrenos sin uso a la vista. El pozo Llamas cuenta con unos terrenos útiles de una extensión próxima a los 25.000 metros cuadrados. Para él se barajaron distintos proyectos. El principal, un parque tecnológico, a desarrollar con fondos mineros. Se trata de una idea que lleva una década en el aire y para el que el Principado también contempla las antiguas instalaciones de Minas de Figaredo. El tiempo dirá.
-Un pozo casi inexistente. Es escasa la información que sobre él se encuentra, hoy por hoy, en internet y que se resume en dos o tres publicaciones en blogs y webs sobre minería. Lo mismo puede decirse de su presencia en guías turísticas y publicaciones institucionales sobre la minería en el concejo. Sobre el terreno, nada indica ni cómo llegar a él ni cómo se llama, aún cuando es un pozo que se divisa bastante bien, dada su ubicación.
 
El pozo, en su enclave en el valle de Ablaña
Esto que han visto es lo que queda del pozo Llamas, el gran desconocido de un valle capitaneado desde hace décadas, industrialmente hablando, por el pozo San Nicolás. Esperamos que este reportaje arroje luz sobre el pasado y presente de un pozo clave en la historia de la minería en el concejo, al que la historia ha dejado un poco olvidado.


LA TRIBUNA DE MONTERDE: Pueblos sin nombre (a la vista)

Hace un par de años un hombre compró una casa en un pequeño lugar de un conocido valle del concejo. Un lugar en el que hay otras tres o cuatro casas pero en el que vive solo él, con su pareja y su hijo. A los pocos meses de llegar comentó con los responsables del servicio de basuras qué debería hacer para que en la carretera de acceso a las casas colocasen un indicador con el nombre del lugar. Le explicaron que tenía que dirigir un escrito al Ayuntamiento y seguir con diversa burocracia. Lo hizo, pero no obtuvo respuesta alguna, hasta hoy. “Todos los pueblos, todos los caseríos y todos los lugares como este en el que vivo tienen un nombre y me parece obligación de un Ayuntamiento que cada lugar tenga su indicador, igual que cada calle en Mieres tiene su placa”, me comentaba hace unos días.
El argumento me pareció muy loable, tanto que me inspiró esta Tribuna. Nosotros mismos vemos cómo muchos rincones de la zona rural del concejo carecen de indicadores que revelen su nombre. De hecho, para la sección Un lugar para vivir es frecuente que seamos nosotros quienes tengamos que diseñar a base de ordenador el letrero con el que se abre cada una de las entregas porque el pueblo, el caserío o el lugar en cuestión no lo tenga.
“Aún viviendo en lo rural pagamos al Ayuntamiento los mismos impuestos que cualquiera que viva en Mieres. Entiendo que lo que pago de basuras se va para cubrir los gastos que tiene traer un camión y dos señores a vaciar el contenedor y llevarse la basura una vez por semana, y que la tasa de alcantarillado compensa lo que cuesta tratar las aguas sucias que salen de la casa, pero se recaudan otros impuestos como las contribuciones que gravan la propiedad, sin más, y que a efectos materiales deberían traducirse en pequeñas inversiones como un indicador para cada pueblo que no lo tenga”, me decía este mismo vecino después de que yo viese en su reclamación un buen hilo para este artículo. “Ya no es solo por el nombre, es que, por ejemplo, si compras algo por internet el repartidor se pierde, como me ha pasado en alguna ocasión, buscando ese indicador que no existe y que yo me niego a poner porque es algo que debe hacer la administración”, añadía. 
No tengo mucho más que añadir a una argumentación impecable y que comparto en su totalidad. Desconozco cuánto puede costar un indicador de chapa, de los que se ven habitualmente en las carreteras, pero de ser muy caros imagino que habrá otras alternativas más económicas aunque pasen por el uso de otros materiales. Todos tenemos un nombre y el de los lugares está para que se vea y se sepa.
En la próxima temporada saldrá en Un lugar para vivir ese lugar hoy sin indicador en el que vive este hombre cuya denuncia me ha servido de inspiración. El reportaje ya está hecho. Solo nos queda esperar a que podamos mostrar, dentro de unos meses, el letrero con su nombre y no uno de esos letreros artesanales que fabricamos y que a veces no nos quedan muy bien que digamos.
La imagen que acompaña a este artículo corresponde a las primeras casas de La Cantera, en Santullano, un lugar con unas ocho casas, que estrenó carretera asfaltada hace pocos años, en el que vive gente, y que pese a estar a dos pasos del hospital, en una zona en la que en los últimos tiempos se ha invertido en señalización, sigue, a día de hoy, sin indicador.  Es solo uno de muchos.

USTED DENUNCIA: Árboles que secan en las calles Guillermo Schultz y Jerónimo Ibrán / Maleza en la parte trasera del colegio de Rioturbio

Como en cada entrega, les ofrecemos dos nuevas denuncias de nuestros lectores.
¿Qué es lo que deben hacer para enviarnos sus denuncias y quejas, siempre que versen sobre asuntos relacionados con Mieres? Es muy sencillo: contactar con nosotros a través de un correo electrónico a elblogdelmierense@gmail.com, o mediante mensaje privado a través de Facebook o Twitter.
Pueden enviarnos escritos, vídeos, audios, imágenes, presentaciones en Power Point... Por nuestra parte, solo pedimos que se haga constar la palabra ‘denuncia’ en el asunto del mail o del mensaje de Facebook o Twitter y que se adjunte una pequeña explicación de lo que se nos muestra y se pretende denunciar.

“Desconozco si es por culpa de los hosteleros, de los clientes o algo inherente a los árboles, pero sería interesante que los responsables de Jardinería del Ayuntamiento o algún laboratorio realizase un estudio sobre por qué en las calles Guillermo Schultz y Jerónimo Ibrán han secado muchos árboles”. Así comienza su denuncia Sergio. 

“Es algo en lo que me llevo fijando desde hace mucho tiempo. Lo curioso es que algunos de los árboles que ahora están secos fueron puestos para reemplazar a otros que habían secado en los mismos lugares, lo que da un poco que pensar”.  Nuestro lector cree que “se debería investigar si es algo natural o provocado por personas a las que les estorben los árboles, lo cual no sería de extrañar ya que son calles pobladas de terrazas y las ramas pueden molestar para abrir y cerrar los toldos o el propio árbol para andar yendo y viniendo. Es solo una hipótesis para explicar algo que insisto que es muy raro, que no quiero tampoco echar culpas a nadie”, apunta nuestro lector.

“Quiero denunciar cómo está después de todo lo que ha llovido la calle de detrás del colegio de Rioturbio, un trozo de paseo que mucha gente usa para sentarse aprovechando el sol y los bancos que hay por allí, en los que dentro de poco será imposible sentarse”. De esta forma comienza la segunda de las denuncias de esta entrega, que nos envía Mariluz.
Un banco rodeado de ortigas
“Las ortigas están a punto de devorar a los bancos y últimamente es mucha menos la gente que se sienta por allí ya que las ortigas han salido por debajo de algunos bancos, con lo que llegar hasta ellos comienza a ser complicado”. “Hay gente a la que le gusta la acupuntura y quizás la ortigopuntura no esté mal, pero no apetece probarla. A ver si nos lo rozan pronto”, comenta, con cierta ironía, Mariluz.  

UN LUGAR PARA VIVIR: El Gabitu

Desde un punto de vista administrativo Turón se compone solo de tres parroquias: Figaredo, Turón (que engloba a Santa Bárbara, San Martín y San Andrés) y Urbiés, tal y como puede verse, entre otros, en el Decreto 9/2009, de 13 de febrero, publicado en el BOPA sobre la toponimia oficial del concejo de Mieres.

En esta nueva entrega nos desplazamos hasta EL GABITU, un lugar catalogado como caserío y perteneciente, según lo antes dicho, a la parroquia administrativa de Turón. Se encuentra situada a unos 360 metros de altitud sobre el nivel del mar y dista en torno a diez kilómetros y medio de Mieres. Formado por nueve viviendas, cuenta, según datos de 2016, con tres habitantes. 
 
 

En lo que a las viviendas se refiere, existe una gran variedad, encontrando desde casas más antiguas, con alguna galería o algún corredor, tapiado, y alguna vivienda íntegramente construida de piedra, a  algunas casas más modernas. 
 

A nivel etnográfico, este lugar contaba con un lavadero, del que solo se conservan, y en mal estado, las balsas y algunos de sus muros. Sigue teniendo, sin embargo, agua. 
Deben destacarse de este lugar otros aspectos como las vistas que ofrece de la parte alta del Valle de Turón, y en particular de la zona de San Andrés.  

Un paseo sin mucha dificultad por la zona consistiría en, subir hasta La Faya  por la carretera que une Turón con la MI-1 desde La Rebaldana, para bajar a San Andrés por EL GABITU. Pese a tratarse de un paseo corto, merece la pena por las vistas y un tramo que hay que hacer a través de un antiguo sendero que atraviesa una pequeña mata.


CRÓNICA NEGRA MIERENSE: Una Nochevieja trágica (1968)

La Nochevieja sirve para celebrar la salida de un año y la entrada en otro, a través de cenas y fiestas. Sin embargo, lo que en principio debería ser una celebración, hay veces que acaba mal. Algo de eso fue lo que ocurrió en Mieres en la Nochevieja de 1968, y de lo que se hicieron eco los diarios regionales y nacionales en su primera edición de 1969.
Artículo en ABC (02/01/1969)
Todo sucedió en una popular y abarrotada sala de fiestas de la época, en el centro de Mieres. Entre los que allí se encuentran se hallaba Jesús Andrade, de 38 años, un coruñés afincado en Mieres, donde trabajaba como mecánico-conductor en una empresa de transportes. Estaba con su esposa y otro matrimonio de amigos, celebrando el fin de año. Hasta ellos se acercó, en un momento dado, Antonio Manuel Macelo, de 34 años, un portugués que trabajaba como minero.
En ese momento la noche comenzó a torcerse para ambos: Antonio Manuel “molestó de palabra a la esposa de Jesús”, por lo que Jesús “le llamó la atención”. Eso molestó a su vez a Antonio Manuel, que “esperó a la salida a que terminase el baile”, según relata la prensa de la época.
La Nochevieja se tiñó entonces de tragedia: “cuando abandonaban la sala de fiestas los dos matrimonios y gran cantidad de público, inopinadamente, el agresor [Antonio Manuel], con una navaja, asestó a Jesús una mortal puñalada”. Pese a que la sala de fiestas estaba en el centro, a “cincuenta metros” de la Casa de Socorro, Jesús llegó sin constantes vitales y nada pudo hacerse por su vida. Antonio Manuel le había propinado una certera puñalada en el corazón.
El agresor fue inmediatamente detenido. Aunque trató de justificar su conducta aludiendo a que había bebido y a que Jesús le había regañado de muy mala manera por simplemente “piropear” a su mujer, nada le salvó de ser juzgado y condenado a prisión.
No fue la única muerte que hubo que lamentar en el concejo en aquella Nochevieja de 1968, aunque la segunda, de la que también se hicieron eco los diarios, se produjo por causas biológicas. Un vecino de la Güeria de San Xuan, Sabino Ardura, murió “de un ataque”, entendemos que cardíaco, aquella misma noche. Como Jesús, también tenía 38 años.

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS: A orillas del Caudal

Inaugurado recién comenzada la década, el Paseo fluvial del río Caudal fue una de las actuaciones más ambiciosas desarrolladas en el Mieres de los años 90. 

Se construyó a la par que se realizaban obras en sus proximidades, como el nuevo encauzado del río Caudal entre Figaredo y Mieres, la nueva carretera entre El Pedroso y Mieres o la colocación de diferentes pasarelas peatonales.
Con un proyecto inicial que contemplaba unir Ablaña con Ujo, el paseo fue ampliándose, llegando hasta Santa Cruz y, posteriormente, a Bustiello, a través de un último tramo inaugurado hace casi una década. Se barajó que llegase hasta Aller, pero dificultades como la necesidad de expropiar diferentes terrenos particulares acabaron por dejar en suspenso el proyecto. 

En todo caso, la ruta sirvió también para que Mieres ganase unos cuantos espacios verdes y es parte de otras rutas, entre ellas, el Camino de Santiago.